Diferencia entre pasarela de pago y tpv virtual

Diferencia entre pasarela de pago y tpv virtual

Al hablar de comercios online hay que analizar una serie de variables como pueden ser la usabilidad, el diseño, es decir, las estrategias a tener en cuenta para facilitar al máximo los procesos a los usuarios de estas. Ahora bien, el más importante es la integración del TPV virtual, ya que una experiencia de compra fácil y cómoda permite aumentar la tasa de conversión desde el punto de vista del negocio y hacer crecer la satisfacción del cliente. Cuando se aborda un proyecto de tienda electrónica, uno de los puntos más importantes es este final de proceso, es decir, la compra, en el cual el cliente tiene que abonar el pago del pedido efectuado.

¿Qué es un TPV virtual?

            Como podemos intuir, es prácticamente imposible realizar pagos en metálico a través de internet, excepto que se acepten pagos contra reembolso. El método de pago más utilizado es el pago con tarjeta. Es por ello que las entidades bancarias crearon un servicio para negocios online, este es, el llamado TPV Virtual o Terminal de Punto de Venta Virtual. Esto es sencillamente un sistema de pago que permite realizar un abono con tu tarjeta de crédito o débito desde internet, que a su vez se sincroniza con la cuenta bancaria del receptor, y, por supuesto, creada en el mismo banco que te da el servicio y se lleva una comisión a cambio. Es el equivalente virtual del datafono usado en las tiendas físicas. Es compatible con cualquier tipo de tarjetas, desde MasterCard hasta Visa, ahora bien, se necesitan ciertos requisitos para poder contar con este servicio bancario.

¿Qué se necesita para tener un TPV virtual?

            Lo primero que se necesita, como hemos mostrado, es una cuenta bancaria. En esa cuenta se abonarán los pagos que se reciban en el eCommerce. Habrá que hablar con el banco y tener claro cuál es el coste del servicio, pues no ser trata de algo gratuito. Estos costes pueden variar de una entidad a otra. Generalmente estos costes constan, en primer lugar, de un importe de apertura, y, en segundo lugar, de comisiones por cada uso del TPV virtual, además de un coste de mantenimiento mensual.

¿Qué es una pasarela de pago?

Entendemos por pasarela de pago un sistema que posibilita que el importe cargado a un comprador llegue a la cuenta del vendedor. Normalmente hablamos de pasarelas de pago para tarjetas de crédito, aunque hay que saber que existen de otros tipos. En los casos en los que los clientes no quieran o no puedan realizar el pago mediante tarjeta de crédito o débito, el propietario de la tienda online debería disponer de estas variantes que atiendan a ese porcentaje de usuarios. Estas variantes podrían ser el pago contra reembolso o la transferencia bancaria. Además, también se pueden utilizar pasarelas de pago como Paypal, que permite hacer pagos sin necesidad de estas tarjetas, sirviéndose de un saldo disponible.

¿Tengo alternativas si no quiero utilizar un TPV Virtual?

            Como hemos visto anteriormente, la respuesta es sí. Existen métodos de pago alternativos que son totalmente válidos, e incluso, en ocasiones, mejores que los TPV Virtuales. Mejores en cuanto a niveles de usabilidad. Métodos de pago online tan conocidos como PayPal nos hacen posible la compra online sin necesidad de tarjeta. Otro método de pago que funciona muy bien es Stripe. Tanto PayPal como Stripe son del todo fiables y permiten gestionar devoluciones y cualquier tipo de incidencias.

¿Qué es más recomendable?

            Se recomienda no dejar de utilizar un TPV Virtual de tu banco, pues genera mayor confianza y es la opción que más seleccionan los clientes. Hoy en día el pago por internet aún despierta cierto recelo, con lo cual, algunas personas podrían echarse atrás al ver un pago digital por plataformas como PayPal o Stripe. Se recomienda combinar los métodos de pago, es decir, mantener el TPV Virtual y añadir plataformas como las antes mencionadas. Ningún método de pago excluye a otro, por lo que facilitar al máximo la compra al cliente ampliando todas las posibilidades resultará siempre beneficioso. Además de esto, hay que valorar y tener siempre en cuenta las comisiones que suponen la utilización de cada una.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *